¿Son buenos los derivados lácteos?

En esta ocasión, te voy a hablar de los derivados lácteos. Veremos cuál es su composición nutricional y si realmente se pueden considerar productos saludables o no. Para ello, he elegido un total de 15 productos. Entre ellos se encuentra la cuajada, el queso fresco batido, una serie de postres lácteos y la gelatina que aunque no es un derivado lácteo, más tarde os hablaré de ella y os diré por qué.

Están ordenados de menor a mayor número de calorías y se encuentra en un rango, sobre todo en aquellos productos con mayor aporte energético, que sería este grupo de aquí, entre las 100 y 180 calorías por envase, es decir por cada unidad, los que nos vamos a comer y no por 100 gramos. Pues bien, si nos centramos por ejemplo en valorar qué cantidad de grasa llevan estos productos, salvo aquellos que no tienen grasa que son 0%, como puede ser este o puede ser también este flan o bien aquellos que tienen un bajo contenido en grasa como sería esta mouse o este yogurt de chocolate, el resto tienen entre un 3,5% y un 7% de grasa. Son grasas en su mayoría saturadas porque, como hemos comentado, son derivados lácteos, entonces es la grasa propia de la leche o de la nata en aquellos productos que lo lleven.

leche de yegua

Por otro lado, si hablamos de lo que son los azúcares salvo en el caso de la cuajada y del queso fresco batido que no llevan azúcares añadidos, únicamente la lactosa que es el azúcar propio del a leche, en el resto, el contenido en azúcar es muy alto: hablamos de entre un 10 y un 26% de azúcares añadidos, lo cual es una cantidad muy elevada. Os quería hablar en este caso de los azúcares de la gelatina; ya os he dicho que no es un derivado lácteo, pero, ¿qué ocurre con la gelatina? Que mucha gente la está empezando a consumir por los posibles beneficios que tiene la proteína de la gelatina. Pero, ¿qué ocurre? Que no siempre son gelatinas. En este caso en concreto, es un postre gelificado. No lleva gelatina sino que lo que lleva son espesantes como el carragenato y cuando os toméis este envase lo único que estaréis tomando es agua y una cantidad altísima de azúcar. Este envase por ejemplo tiene prácticamente unos 20 gramos de azúcar. Así que mucho cuidado con lo que compráis y lo que coméis.

Como conclusión, ¿podríamos decir que estos productos son saludables? La respuesta es no. Salvo el caso de la cuajada y el queso fresco batido que sí que podrían formar parte de una alimentación variada y equilibrada, el resto, debido a su alto contenido en azúcares y también la cantidad que aporta de grasas, principalmente saturadas, serían motivos para decir que son productos que no deben forma parte de la alimentación de una persona, incluidos los niños. Tampoco son apropiados para los niños.

Bueno, pues nada, espero que toda esta información os haya dado una visión un poco más amplia de estos productos y mi recomendación es que nunca os dejéis llevar por la publicidad, por lo que se dice en la tele o por lo que veis a simple vista. Porque, por ejemplo, en este caso, el flan, que uno puede pensar que no tiene grasa, pues sin embargo fijaros en la cantidad de azúcar que tiene.