El niño más gordo del mundo.




 

De vez en cuando aparece en la televisión el caso de alguna persona con obesidad extrema que nos hace reflexionar sobre nuestro estilo de vida y el daño que está causando la obesidad en los más jóvenes, pero el caso de este niño nos ha afectado precisamente porque se trata de un niño y no de un adulto; por lo que no puede atribuírsele ninguna culpabilidad por su situación de obesidad.

¿Qué hay detrás de estos casos? ¿Podemos decir que la causa son los malos genes o hay algo más? ¿Será hereditaria la obesidad? ¿realmente será que heredamos la condición de ser gordos?. Todos los estudios que se han hecho para demostrar que la obesidad es hereditaria, los han hecho con ratas, con ratones; han tratado de aplicar lo que han aprendido de las ratas y los ratones a nosotros los humanos pero no se ha podido sacar una conclusión clara a nivel de los humanos. Todo lo que se ha hablado que la obesidad es hereditaria es teórico; no se ha demostrado experimentalmente. La realidad es que hay una diferencia entre la teoría y los obsesos que balan de que la obesidad es hereditaria es una excusa para justificar malos hábitos alimenticios. La obesidad está extendiéndose por todo el planeta, está llegando a todos los países.

Igual que hay gente que dice: “yo engorde desde que me casé” ¿pues, será que el matrimonio engorda? ¿Será que el matrimonio tiene muchas calorías? Por suerte no todo el que se casa engorda, nada de eso es verdad. Tendemos a atribuir culpables a cosas externas a nosotros: los genes, la falta de tiempo, la pareja, el precio de la comida…pero al final lo que no queremos admitir es que hemos instaurado malos hábitos alimenticios, y cuando vivimos con ellos meses, años e incluso décadas, los resultados pueden ser fatales como demuestra este vídeo.

Si hablamos de que la obesidad es hereditaria sería más conveniente decir simple y sencillamente que lo es porque un niño aprende a comer lo mismo que ve en su casa. Si en su casa es normal desayunar coca-cola con hamburguesa y patatas fritas; y cosas de ese tipo; esa persona va a incorporar malos hábitos alimenticios para el resto de su vida. Llevo más de 10 años trabajando con gente gorda, con niños gorditos y adultos gordos, con gente obesa, con gente con sobre peso, con diabéticos, es lo único que yo trabajo hace más de 10 años he trabajado con más de 25mil de ellos. Y, ¿qué he visto? me traen unos niños, a veces me traen un niño. He visto niños de 10 años de edad que pesan 200 libras son, ¡diantre! son como 80 kilos 10 años de edad, pero cuando yo miro a los padres veo que los padres están más o menos igual de gordos. Y, cuando pregunto que compran en esa casa pues compran galletitas, compran pan, compran pizza orgánica, ¡orgánica! por que obviamente tiene que ser orgánica porque tiene que ser saludable, ¡como si existiera tal cosa! Y realmente ese niño tiene una herencia ¿cuál es la herencia?

La herencia que tiene es de las malas costumbres que cogió en su casa, que tomo en su casa así que básicamente la obesidad es hereditaria pero es hereditaria solamente porque nosotros educamos a nuestros hijos, a nuestros nietos, a nuestros pequeños los educamos con el buen ejemplo o el mal ejemplo que les demos. Por desgracia muchas veces les enseñamos a comer cosas incorrectas, mucho carbohidrato refinado, no comen ensalada, no toman agua, toman nada más que refresco, comen comida rápida de los sitios esos que todos sabemos; pues definitivamente eso va ha ser hereditario, así que ¡sí la obesidad es hereditaria! Pero lo que es hereditario es las malas costumbres.